Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Bursitis trocantereana y tendinopatía glútea

Esta patología afecta a la cadera, siendo las mujeres quienes más la padecen, además de las personas que tienen alguna constitución anatómica que la provoca.

DEFINICIÓN

Se trata de una inflamación de las estructuras que cubren el trocánter mayor, el cual se encuentra en la zona lateral del muslo (entre el glúteo y la ingle). A diferencia de otras lesiones a la cadera, esta sí es dolorosa y se presenta de forma persistente e intermitente. La ropa ajustada o permanecer sentado provocan la irritación, por lo que es una lesión muy sensible al contacto.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

La bursa es una estructura que divide el plano fascia lata del plano del trocánter mayor con su inserción distal del vasto lateral y proximal del glúteo medio y se irrita de forma crónica. Dicha estructura tiene un músculo que la mantiene tensa y que podría provocar inflamación. Futbolistas y rugbistas, por ejemplo, son propensos a sufrirla ya que su forma de juego los invita a derrapar constantemente.

SÍNTOMAS

  • Dolor lateral del muslo
  • Irritación provocada por la ropa
  • Cojera mínima
  • Dificultad para subir o bajar escaleras, para sentarse, para cruzar las piernas y para agacharse.

DIAGNÓSTICO

La bursitis trocanteriana es una lesión que se diagnostica por descarte de otras.

Una ecografía es más efectiva que una radiografía, pues esta última no muestra la lesión. Por su parte, la ecografía arrojará señales que compruebe la lesión. El escáner o una resonancia nuclear magnética también son buena opción para un diagnóstico certero.

TRATAMIENTO

Es un tratamiento lento y difícil. Tiene más de una solución y el dolor puede pasar después de meses. Al desconocer la causa gatillante, lo primero por lo que se opta es recetar antiinflamatorios y analgésicos o medir la potencia muscular, tanto en abductores como en glúteos. Hay pacientes que salen exitosos con este tratamiento, mientras que otros deben ser infiltrados.

Si el tratamiento no es efectivo, se podría optar por el uso de concentrado plaquetario. Por último, y en casos específicos, se puede optar por un un procedimiento quirúrgico que liberará la presión sobre el trocánter mayor. No es una operación compleja, pero tampoco asegura que la lesión no volverá a manifestarse.

RECUPERACIÓN

La paciencia del paciente es primordial en todo el proceso de esta lesión. Si la persona está en los inicios de la lesión y no requiere de operación, su recuperación tomará entre tres y cuatro meses con síntomas presentes. Pero si el tratamiento no funciona y la cirugía es la posible solución, la recuperación llevará de seis meses a un año. Es importante señalar que esta lesión puede ir y volver, sin causa alguna o por la misma del comienzo.

PREVENCIÓN

Elongar previo a una actividad física ayudará a prevenir la Bursitis trocanteriana, así como precalentar y fortalecer los músculos.

UBICACIONES

Mapa2