Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
C

Cáncer de endometrio

¿Qué es?

El cáncer de endometrio es aquel que se inicia en el revestimiento o capa interna del útero que lleva ese nombre. El útero es un órgano hueco, aproximadamente del tamaño y forma de una pera mediana. Tiene dos partes principales: la inferior, que se extiende hacia la vagina y se llama cuello uterino y la superior, llamada cuerpo uterino. El cuerpo del útero tiene dos capas. La capa o revestimiento interior se llama endometrio mientras que la capa exterior del músculo se conoce como miometrio.
Casi todos los cánceres del útero comienzan en el endometrio y se les denomina carcinomas endometriales. Los que se inician en la capa muscular o en el tejido conectivo de sostén del útero pertenecen al grupo de cánceres llamados sarcomas.  La mayoría de los carcinomas endometriales, más del 80%, son cánceres de las células que forman glándulas en el endometrio y se les denomina adenocarcinomas o endometrioides. Existen otros tipos de cánceres de endometrio como el carcinoma secretor, el carcinoma ciliado o el adenocarcinoma mucinoso.

¿Qué lo produce?

El cáncer de endometrio es poco común en mujeres menores de 40 años. La mayoría de los casos se ven en mujeres de 50 años o más, con más de la mitad de todos los casos de cáncer endometrial diagnosticados en el grupo de 50 a 69 años. La probabilidad promedio de que una mujer sea diagnosticada con este cáncer durante su vida es de aproximadamente una en 40.
La tasa de supervivencia relativa a cinco años es de aproximadamente 83%, considerados en conjunto todos los casos de cáncer endometrial. La mayoría de estos cánceres se encuentran en etapa inicial, la cual tiene una tasa de supervivencia a cinco años de más de 96%. Sin embargo, la expectativa de supervivencia (el pronóstico) de cualquier mujer individual depende de la etapa en que se encuentre el cáncer, así como de otros factores.


¿Cuáles son los factores de riesgo?

Un factor de riesgo es aquel que cambia las probabilidades de que padezca una enfermedad como lo es el cáncer. Los distintos tipos de cáncer conllevan diferentes factores de riesgo. Para el cáncer de endometrio se han descrito distintos factores de riesgo. Entre ellos:

  • Niveles hormonales: antes de la menopausia, los ovarios son la fuente principal de los dos tipos principales de hormonas femeninas: estrógeno y progesterona. El equilibrio entre ellas varía durante el ciclo menstrual, lo que produce la menstruación y mantiene sano el endometrio: Un cambio en el equilibrio de estas hormonas hacia una producción relativamente mayor de estrógeno aumenta el riesgo endometrial. Ello puede ocurrir, por ejemplo, por una terapia de reemplazo hormonal para tratar los síntomas de la menopausia.
    Número total de ciclos menstruales: el riesgo de cáncer de endometrio aumenta si la mujer tiene más ciclos menstruales durante su vida. El riesgo también aumenta si sus periodos menstruales se iniciaron antes de los 12 años o por una menopausia tardía.
  • Embarazos: tener muchos embarazos protege contra el cáncer de endometrio. Por el contrario, no haber estado nunca embarazada lo aumenta.
  • Obesidad: el tejido adiposo puede convertir algunas hormonas en estrógenos por lo que tener más tejido adiposo como ocurre en mujeres obesas puede aumentar los niveles de esta hormona y, consecuentemente, su riesgo de cáncer de endometrio. El cáncer de endometrio es dos veces más común en las mujeres con sobrepeso y tres veces más común en las mujeres obesas.
  • Tamoxifeno: el tamoxifeno es un medicamento que se usa para prevenir y tratar el cáncer de mama. Actúa como anti-estrógeno en el tejido mamario, pero actúa como estrógeno en el útero por lo que puede causar el engrosamiento del endometrio y aumentar el riesgo de sufrir cáncer de endometrio.
  • Tumores ováricos: ciertos tumores ováricos pueden producir estrógeno y si provocar un desequilibrio hormonal que aumenta el riesgo de sufrir de cáncer de endometrio.
  • Síndrome del ovario poliquístico: las mujeres que sufren esta condición presentan niveles anormales de hormonas y pueden ver aumentada su probabilidad de desarrollar cáncer de endometrio.
  • Edad: el riesgo aumenta en la medida en que la mujer envejece.
  • Alimentación: una dieta alta en grasa puede aumentar el riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo el de endometrio.
  • Diabetes: el cáncer de endometrio puede ser hasta cuatro veces más común en mujeres diabéticas.
  • Antecedentes familiares: el cáncer de endometrio tiende a ser hereditario en algunas familias tal como ocurre en otros tipos de cáncer como el de colon. La explicación está en un defecto genético que reduce la capacidad del organismo para reparar el daño en su ADN.
  • Cáncer de mama u ovario: las mujeres que han tenido cáncer de mama u ovarios tienen un mayor riesgo de sufrir un cáncer de endometrio.
  • Radioterapia previa de la pelvis: la radiación utilizada para tratar algunos tipos de cáncer puede dañar el ADN de las células aumentando en varias veces el riego de un segundo tipo de cáncer como el de endometrio.
  • Hiperplasia endometrial: es una proliferación excesiva del endometrio. Si no se trata adecuadamente, aumenta el riesgo de sufrir de cáncer de endometrio.

Aunque estos factores aumentan el riesgo de una mujer de padecer de cáncer endometrial, no siempre causan la enfermedad. Muchas mujeres con uno o más de estos factores de riesgo nunca desarrollan cáncer del endometrio. Algunas mujeres con cáncer endometrial no presentan ninguno de estos factores de riesgo. Incluso si una mujer con cáncer endometrial presenta uno o más factores de riesgo, no hay forma de saber cuáles de estos factores, en caso de haberlos, fue el responsable de su cáncer.

¿Qué causa el cáncer de endometrio?

Aún se desconoce qué causa la mayoría de los casos de cáncer de endometrio. Sí se conocen algunos factores de riesgo como los descritos, particularmente el desequilibrio hormonal. En la actualidad se están llevando a cabo numerosas investigaciones con el fin de adquirir más conocimientos acerca de la enfermedad.

¿Se puede prevenir el cáncer del endometrio?

Aunque la mayoría de los casos de cáncer endometrial no pueden prevenirse, hay algunas cosas que pueden disminuir su riesgo de padecer esta enfermedad.
Intente disminuir sus condiciones de riesgo. Por ejemplo, mantenga un peso adecuado, controle su diabetes, aliméntense sanamente, haga ejercicios.
Si está considerando el uso de estrógenos para los síntomas de la menopausia, hable con su médico ginecólogo respecto de los riesgos.
Controle regularmente su salud. Alerte a su médico si aparecen síntomas como sangrado vaginal anormal, por ejemplo.

¿Cómo se diagnostica el cáncer del endometrio?

No existe una prueba que se recomiende para encontrar este cáncer antes de que los síntomas se desarrollen (excepto para mujeres en alto riesgo). Los exámenes pélvicos rutinarios rara vez encuentran esta enfermedad. La mayoría de las mujeres son diagnosticadas porque presentan síntomas. La detección temprana mejora las probabilidades de que el tratamiento sea exitoso. Su ginecólogo le indicará qué exámenes y cuándo debe realizarlos. Algunos de estos exámenes y/o procedimientos pueden incluir:

  • Biopsia de tejido endometrial: es la prueba más comúnmente realizada para el diagnóstico de cáncer de endometrio. Su ginecólogo tomará una muestra que será analizada luego en el laboratorio de anatomía patológica.
  • Histeroscopía: en este examen el útero se llena con una solución salina para poder observar mejor el interior del útero.
  • Dilatación y curetaje: si la muestra obtenida en la biopsia no proporciona suficiente tejido, su médico puede utilizar un instrumento especial para extraer tejido uterino mediante raspado. Puede requerir anestesia o sedación. Por lo general, se lleva a cabo en un pabellón de cirugía ambulatoria y la paciente puede regresar a su casa prontamente.
  • Estudios por imágenes: pueden incluir ecografía transvaginal, escáner, resonancia magnética, tomografía por emisión de positrones (PET)

Signos y síntomas

  • Sangrado, manchado u otra secreción anormal: aproximadamente el 90% de las pacientes a las que se les ha diagnosticado un cáncer endometrial presentan sangrado vaginal anormal, tal como sangrado entre periodos o después de la menopausia.
  • Dolor de la pelvis y/o pérdida de masa y peso: un dolor en la pelvis, sentir una masa (tumor), y perder peso inesperadamente también pueden ser síntomas de cáncer de endometrio. Estos síntomas suelen ser más comunes en las últimas etapas de la enfermedad. Aún así, la demora en buscar atención médica pueden hacer que la enfermedad progrese aún más, lo que reduce las probabilidades de que el tratamiento sea exitoso.

¿Cómo se trata?

La opción de tratamiento depende en gran medida del tipo de cáncer, y de la etapa en que se encuentre la enfermedad en el momento de descubrirse. Otros factores podrían desempeñar un papel importante en la selección del mejor plan de tratamiento. Estos pueden incluir su edad, su estado de salud general, si tiene planes de tener hijos y otras consideraciones personales. Asegúrese de conocer todos los riesgos y efectos secundarios de las diversas opciones de tratamiento antes de tomar una decisión.
Básicamente existen cuatros tipos básicos de tratamiento para las mujeres con cáncer endometrial: cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia. La cirugía es el principal tratamiento para la mayoría de las mujeres con este cáncer. Pero en ciertas circunstancias, puede utilizarse una combinación de estos tratamientos. La elección del (de los) tratamiento(s) dependerá del tipo y de la etapa en que se encuentre el cáncer, así como de su estado de salud general.

Fuente: Sociedad Americana de Cáncer (American Cancer Society)

 

UBICACIONES

Mapa2