Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
M

Muerte súbita

Desde la década de los 60, y a raíz de numerosos casos de muerte súbita en niños, diferentes autores reconocen esta condición como un síndrome (SMS). Pocos años más tarde se establece la definición de muerte súbita infantil (Sudden infant deaht síndrome, SIDS): es la muerte inesperada de un lactante menor de un año por una causa no explicada por la autopsia ni por el cuadro o historia clínicos.


Hay otros nombres que pueden usarse indistintamente para referirse a muerte la  muerte súbita y que pueden causar confusión. Entre ellos:



  • ALTE (Aparent Life Threatening Events): es un episodio de apnea asociado con cambios de coloración de la piel y del tono muscular que se presenta en un lactante previamente sano y que requiere de maniobras de reanimación para evitar su muerte.

  • CUASI MUERTE SÙBITA: (Near-Miss): es un episodio que ocurre durante el sueño, sin causa conocida. El niño se encuentra sin respiración, muy pálido o con coloración azulada, lacio. De no mediar maniobras de resucitación o estimulación, el niño muere.

  • APNEA: cesación del proceso de ventilación por más de 20 segundos, lo que lleva a un inadecuado intercambio gaseoso y deficiente entrega de oxígeno a los tejidos. Las señales son palidez o cianosis (coloración azulada), latidos cardiacos lentos (bradicardia) y falta de tono muscular.

  • APNEA CENTRAL: corresponde al cese del esfuerzo respiratorio por más de 20 segundos debido a una deficiencia del comando del centro respiratorio en sistema nervioso central. El niño no respira por sí mismo.

  • APNEA OBSTRUCTIVA: apnea mayor de 10 segundos, caracterizada por esfuerzo ventilatorio torácico y/o abdominal, debido a una oclusión de la vía aérea superior.

  • APNEA MIXTA: apnea mayor a 10 segundos, que se caracteriza inicialmente por cese de movimientos respiratorios, pero luego es seguida por esfuerzo respiratorio.

  • APNEA SECUNDARIA: apnea cuya causa se ha identificado claramente, no justificándose continuar con estudio de otras causas.

  • PAUSA: detención de la respiración por espacio de menos de 20 segundos y que no se asocia a bradicardia, cambios de color ni tono muscular y que se recupera espontáneamente.


¿A quienes afecta?


Su incidencia se ha calculado como 2-3/1000 recién nacidos vivos. En algunas regiones del mundo es la primera causa de muerte en niños entre 1 mes y 1 año de vida.Entre la población en riesgo estarían los hijos de madres adolescentes (5.2/1000), aquellos nacidos antes del término natural del embarazo y con displasia broncopulmonar así como los prematuros de muy bajo peso, frecuentes episodios de apneas u otros problemas perinatales. El riesgo es diez veces más alto sin un hermano ha tenido el síndrome de muerte súbita. También es más frecuente en recién nacidos de término que han experimentado episodios de apnea y en los hijos de mujeres fumadoras, activas o pasivas; en niños que permanecen en ambientes con temperaturas elevadas o duermen boca abajo o con la cara tapada.


¿Por qué se produce?


No existe una causa clara para este síndrome. Sin embargo, entre las posibles o hipotéticas causas están el embarazo adolescente, el haber sufrido algún tipo de apnea, cambios morfológicos en el tronco cerebral, hígado  y otros órganos, alteraciones metabólicas y tóxicas. 


¿Qué hacer si mi hijo presenta algún cuadro sugerente o de riesgo?


Debe acudir al servicio de urgencia para evaluación y hospitalización.


Cuidados en el hospital



  • Mantener en observación por al menos 48 horas.

  • Monitoreo cardio-respiratorio durante hospitalización.

  • Completa y detallada historia clínica.

  • Examen físico y neurológico completo.

  • Evaluación con exámenes.

  • Educación: entrenamiento de resucitación cardio-respiratoria a padres y cuidadores.


El monitor cardiorespiratorio debe indicarse en las siguientes situaciones:



  • Pacientes que después del estudio intrahospitalario no se encuentran causas (alrededor del 50%) y por esto podrían estar en riego de volver a presentar otro episodio (alrededor de un 40%), con un riego de mortalidad para algunos hasta de un 10%.

  • Pacientes con antecedentes de hermano con SMS, hermano con episodios de cuasi muerte súbita o varios primos con eventos similares.

  • Pacientes con antecedentes de prematuridad y que al momento del alta, aún siguen teniendo apneas. O aquellos con problemas importantes pulmonares, cardiacos o neurológicos, que los pueden predisponer a muertes súbitas.

  • Pacientes con patrón respiratorio alterado como pausas de mayor duración y frecuencia que la correspondiente a su edad o pausas asociadas a cianosis o bradicardia.


Cuidados en el hogar



  • Monitor: saber utilizar monitor. 

  • Observar al niño cuando monitor suene, consignando movimientos, color del niño, posición en que estaba, tono y tipo de maniobras. Ideal que posea un programa de memoria del evento.

  • Teofilina, un estimulante respiratorio, con dosis de 3-4 mg/kg/día, para lograr niveles plasmáticos entre 10-12 ug/ml. Se suspende cuando ha pasado un mes sin nuevos episodios.


El monitor se puede retirar si:



  • Pasan dos meses sin sonar realmente la alarma.

  • Si el niño ha estado asintomático por un periodo similar de dos meses.

  • Si presenta un examen clínico neurológico y pulmonar normal.

  • Si ha experimentado infecciones respiratorias y si se ha vacunado con la DPT, sin recurrir los síntomas.

  • Si tiene más de 6 meses de vida.

UBICACIONES

Mapa2