Rescate ambulancia

La otra cara del Billings

05/05/2014

Comparte
este contenido

Compartir Compartir Compartir

Por años fue considerado un método que sólo usaban parejas ‘conservadoras’ o con una determinada orientación religiosa. Sin embargo, hoy en día el Billings reaparece ‘con nuevos aires’, como una opción para aquellas mujeres que -por diversas razones- no pueden o no desean tomar la píldora anticonceptiva.

Ya sea porque rechazan la idea de consumir un compuesto artificial que altera las funciones naturales del organismo; porque les provoca efectos secundarios indeseados o porque es incompatible con alguna enfermedad, hoy no son pocas las mujeres que están re-considerando este método como una alternativa para manejar su fertilidad.


Para la doctora Paola Casanello, especialista del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Católica, una de sus ventajas es permite conocer con mucha exactitud lo que ocurre con su cuerpo. “Si hay una secreción extraña o una infección, ella es la primera en enterarse”, explica.


Esta especialista asegura que con este sistema, “la relación de pareja se enriquece mucho, porque uno tiene que estar tocando permanentemente el tema (la planificación familiar, la vida íntima), a diferencia de lo que ocurre con otros métodos. Las pastillas o los dispositivos intrauterinos aparecen más como responsabilidades de la mujer, y el hombre por lo general, se desliga del tema”.


No a los efectos secundarios


Hay varias patologías que son incompatibles con el consumo de píldoras anticonceptivas. Entre ellas, la hipertensión arterial severa, las cardiopatías, alteraciones hepáticas, diabetes complicada, lupus eritematoso y las enfermedades trombo-embólicas. Tampoco es recomendable para quienes tienen antecedentes de accidentes cerebro vasculares, colesterol y triglicéridos altos y fuman constantemente.


En estos casos -según explica la matrona de la UC María Verónica Núñez- el Billings es especialmente útil, ya que permite a las pacientes continuar con su vida normal sin tener que depender de otro medicamento. También está siendo adoptado por algunas parejas que dicen experimentar los efectos secundarios de las píldoras anticonceptivos, como la disminución de la libido, cefaleas, aumento de peso, náuseas, entre otros .


Para buscar fertilidad


Dado que este método permite a las mujeres conocer exactamente cómo funciona su ciclo fértil, también es útil para quienes han tenido problemas de infertilidad y desean aumentar las posibilidades de lograr un embarazo.


“Es sorprendente ver que un número importante de parejas con dificultades para tener hijos no saben identificar sus periodos de fertilidad, y por lo mismo, muchas veces están haciendo las cosas al revés; es decir, no tienen relaciones sexuales cuando deben tener, y las tienen cuando no corresponde para conseguir su objetivo”, afirma la doctora Paola Casanello.


Durante el postparto, este método también puede ser muy conveniente. “En ese periodo, cambia el patrón de fertilidad respecto de cómo era antes que naciera el niño. Pero las mujeres que usan el Billing se van dando cuenta rápidamente cómo está funcionando su organismo y se percatan si un mes ovulan o no. Así se evitan el riesgo de embarazarse demasiado pronto o tener que tomar pastillas que pudieran interferir con la lactancia”, indica esta obstetra. Si se cumplen las reglas al pie de la letra, añade, es un método con una efectividad cercana al 98% .


¿Tendré éxito con este método?


Si responde a todas en forma afirmativa, la efectividad del método será alta. De lo contrario, deberá efectuar los ajustes pertinentes.


¿Existe un diálogo íntimo y permanente entre ambos miembros de la pareja?. ¿Las decisiones en cuanto al estilo de vida que desean llevar son tomadas en conjunto y satisfacen a ambos cónyuges?


¿Para ambos miembros de la pareja, el respeto a los ritmos naturales de la fisiología humana y la individualidad del otro, son valores importantes a considerar en la vivencia de la sexualidad?


¿La abstinencia sexual periódica no es considerada un obstáculo en la relación de pareja, sino un requisito para lograr el objetivo de regular los nacimientos en forma natural?


¿La responsabilidad frente a un embarazo no planificado es asumida por ambos cónyuges?


¿La mujer tiene ciclos menstruales que ocurren entre 21 y 35 días?


¿El ginecólogo ha descartado cualquier patología o alteración del ciclo menstrual, que haga no recomendable la utilización de un método natural de planificación familiar?


¿La mujer es ordenada y rigurosa en la observación y registro de sus signos de fertilidad y cuenta con el apoyo del cónyuge?


¿Existe disposición en ambos miembros de la pareja para cumplir las reglas de uso del método de regulación de la fertilidad?


De qué se trata


El Billings es una forma de diagnosticar la fertilidad a través del conocimiento del comportamiento de la mucosa cervical, la cual permite determinar días fértiles o infértiles.


“En el primer mes se deben evitar las relaciones sexuales mientras se obtienen las informaciones necesarias y se aprende a registrar (el líquido seminal distorsiona la sensación e impide reconocer la mucosidad y su comportamiento).


Las observaciones sobre la sensación de sequedad o humedad, la ausencia o presencia de moco y las características de éste se hacen durante el curso del día y se registran por la noche. Durante la menstruación también se deben evitar los contactos sexuales, pues el flujo menstrual dificulta la observación del moco. Inmediatamente después de la menstruación se debe comenzar la observación. Generalmente después de su periodo menstrual, la mujer siente una sensación de mayor sequedad vaginal, que dura unos días, dependiendo de la duración de su ciclo. Si es largo, tendrá más "días secos". Si es muy corto no alcanzará a tener "días secos" después de la regla, sino que desde los últimos días de su periodo ya percibirá el moco. Estos días forman la "fase pre-ovulatoria infértil", durante los cuales las relaciones sexuales no dan lugar a la fecundación, pero se aconsejan noche por medio, pues el semen y los fluidos vaginales dan una sensación de humedad que distorsionan la observación del día siguiente. Esta regla de "noches alternadas" sólo puede utilizarse una vez que la mujer ya ha conocido su propio patrón de infertilidad con la observación de tres ciclos.


La fase fértil del ciclo comienza desde el día en que se percibe humedad y se prolonga por hasta tres días después de la última vez que se experimentó esta sensación. Con frecuencia en ese día la vagina se percibe más lubricada y el aspecto del moco es semejante a la clara del huevo crudo.


Consejos prácticos:


El registro se hace al final del día, indicando cuándo ha habido cambio. Si por la tarde se sintió húmeda, debe anotar todo el día como húmedo, aún cuando durante la mañana o en la noche se haya sentido seca. Llene con rayas diagonales (///) o con rojo en el renglón “menstruación”, los días de la regla al principio del ciclo y el primer día de la próxima regla. Igualmente se registran los días en que se presente un sangrado intermenstrual. Señale con (-) o color café los días "secos" de antes y después de la ovulación. Señale con círculos (o) o deje en blanco los días en que hay sensación de humedad. Identifique con círculos llenos (.) los días húmedos que producen sensación de lubricación y que comúnmente se acompañan de moco como clara de huevo crudo. Use la misma señal cuando perciba sensación lubricante, aun cuando no observe moco. Coloque una c o un triángulo encima del último círculo lleno para identificar el día cúspide del moco. Numere 1, 2 y 3 los tres días que siguen a éste último.

Comparte

Compartir Compartir Compartir

UBICACIONES

Mapa2