Rescate ambulancia

Cirugías y Procedimientos

Las cirugías de obesidad, o cirugías bariátricas, se han convertido en una excelente alternativa para aquellas personas que tras numerosos intentos no logran obtener un peso adecuado o combatir las enfermedades asociadas.

Si bien en un comienzo el objetivo principal de estas intervenciones era la pérdida de kilos, importantes estudios nacionales e internacionales demuestran que ayudan al control de la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión y las dislipidemias (colesterol y o triglicéridos altos).

El bypass gástrico y la manga gástrica son reconocidas a nivel mundial como tratamiento quirúrgico para este tipo de diabetes. La remisión al año, es decir quienes dejan de usar medicamentos, es de un 80% por ciento y de un 65% después de dos años.

A grandes rasgos, los principales requisitos para ser candidato a una cirugía de obesidad son poseer un IMC ≥40 o IMC ≥ a 35 con enfermedades asociadas y haber seguido un tratamiento médico sin éxito. Sin embargo, pueden surgir otros tipos de indicaciones quirúrgicas de la evaluación realizada por un equipo multidisciplinario de especialistas.

Es importante resaltar que este tipo de intervenciones son complejas y deben ser realizadas por cirujanos bariátricos con amplia experiencia y en clínicas que cuenten con la tecnología, infraestructura y unidades de apoyo.

PROCEDIMIENTOS

Es un procedimiento mixto que permite bajar de peso mediante la restricción de la ingesta de alimentos y la disminución de su absorción.

Con esta intervención la baja de peso está inducida por la formación de una pequeña bolsa gástrica (15 a 20 ml) que restringe la entrada de alimento y por malabsorción secundaria a la exclusión de una porción del intestino delgado.

Tiene una alta efectividad, con pérdida del 60 a 70% del exceso de peso en un año, y una mejoría importante de las enfermedades asociadas -especialmente diabetes mellitus tipo 2. Investigaciones recientes realizadas en diferentes centros del mundo, y también en nuestra red, demuestran que la remisión al año, es decir quienes dejan de usar medicamentos, es de un 80% por ciento y de un 65% después de dos años.

En nuestra institución el bypass gástrico se realiza por vía laparoscópica lo que conlleva una serie de beneficios para nuestros pacientes como una menor estadía hospitalaria –tres a cuatro días- menor dolor postoperatorio, reinserción laboral y realización de actividad física moderada 15 días después.

Este tipo de cirugía está indicada para pacientes con un IMC ≥40 o IMC ≥ a 35 con enfermedades asociadas. Sin embargo, pueden surgir otros tipos de indicaciones quirúrgicas de la evaluación realizada por un equipo multidisciplinario de especialistas.

La realización de la gastrectomía en manga, o manga gástrica, ha aumentado en nuestro país en los últimos años gracias a los buenos resultados demostrados.

Es una intervención de naturaleza restrictiva e implica la resección de un segmento del estómago dejando una manga o tubo con capacidad de 100 a 200 ml. De esta forma la ingesta de alimentos es significativamente menor y no se altera el tránsito intestinal.

Tiene una alta efectividad, con pérdida del 60 a 70% del exceso de peso en un año, y una mejoría importante de las enfermedades asociadas -especialmente diabetes mellitus tipo 2. Investigaciones recientes realizadas en diferentes centros del mundo, y también en nuestra red, demuestran que la remisión al año, es decir quienes dejan de usar medicamentos, es de un 80% por ciento y de un 65% después de dos años.

En la Red de Salud UC CHRISTUS, la gastrectomía en manga se realiza por vía laparoscópica lo que conlleva una serie de beneficios para nuestros pacientes como una menor estadía hospitalaria –tres a cuatro días- menor dolor postoperatorio, reinserción laboral y realización de actividad física moderada 15 días después.

Este tipo de cirugía está indicada para pacientes con un IMC ≥40 o IMC ≥ a 35 con enfermedades asociadas. Sin embargo, pueden surgir otros tipos de indicaciones quirúrgicas de la evaluación realizada por un equipo multidisciplinario de especialistas.

 
Una revolucionaría forma de bajar de peso llega a Chile. Se trata del nuevo balón intragástrico que no requiere cirugía, sedación o endoscopía para su instalación y retiro.

 

¿En qué consiste?

El balón viene al interior de una pequeña cápsula -unida a un catéter muy delgado y largo- que es ingerida por el paciente con un vaso de agua y monitoreada con rayos X para su correcta ubicación en el estómago.

Una vez instalado en el estómago, se llena con suero y se saca el catéter por la boca. El dispositivo -al tener una capacidad de 550 cc- genera saciedad lo que se traduce en que el paciente coma menos y baje de peso.

¿Qué contempla el tratamiento?

Contempla el apoyo del equipo multidisciplinario. Tal como ocurre con todas las herramientas con las que podemos ayudar a nuestros pacientes a bajar de peso, como la cirugía y otros balones, el éxito del tratamiento radica en la incorporación de hábitos saludables y su mantención en el tiempo.

El balón comienza a perder su contenido líquido transcurridos cuatro meses, migra por el intestino y se expulsa de forma natural.

¿A quién está dirigido?

Personas con obesidad y sobrepeso y permite bajar hasta 15 kilos, dependiendo de la adhesión al tratamiento. El programa incluye una balanza digital que registra el peso, y la composición corporal, y se conecta a una app que ayuda al paciente a llevar un mejor seguimiento de su proceso.

Inscríbete para tomar hora aquí.

 

RECOMENDACIONES

Para que tu cirugía sea segura y efectiva, tu médico te entregará una serie de indicaciones que es necesario que cumplas estrictamente. Entre ellas:

  • El día anterior a la cirugía debes mantener una dieta líquida: sopas, jalea light, té, leche descremada o cultivada. Debe empezar con un régimen cero desde las 22:00 horsa (no puedes comer ni beber nada).

  • El día de la cirugía no debes comer ni beber nada.

  • Debe suspender medicamentos como aspirina o similares 10 días antes de la operación, a menos que tu médico indique lo contrario.

  • Si te resfrías, debes notificar a tu médico, ya que podría ser motivo de suspensión de la cirugía.

  • Deberás llevar todos los exámenes que se realizó en este proceso.

La cirugía bariátrica requiere de un periodo de recuperación tanto en el hospital como en tu casa. Por eso, el equipo médico y de enfermería te entregará indicaciones que es preciso que sigas cuidadosamente para que puedas volver muy pronto a tus actividades cotidianas y a disfrutar de tu nueva condición.

  • La cirugía dura entre 2 y 3 horas.
  • Luego de la operación puedes sentir dolor, pero estará bien controlado con analgésicos.
  • Se deben realizar respiraciones profundas y toser para limpiar las vías respiratorias y prevenir la acumulación de secreciones.
  • Durante las primeras 24 a 48 horas tendrá una vía intravenosa para administrar antibióticos, suero y analgésicos.

En la casa

  • Es importante que mantengas una vida activa, ya que esto disminuirá los riesgos de complicaciones.
  • Debes caminar al menos 20 minutos al día.
  • Debes continuar con la dieta líquida hasta que tu médico te recomiende comenzar con las papillas.
  • Debes tomar 2 litros de líquido sin gas ni azúcar al día.
  • En caso de náuseas importantes, vómitos, dolor abdominal o fiebre deberás comunicarte con su médico tratante.
  • Puedes ducharte todos los días, pero no puedes darte baños de tina.
  • Debes mantener las heridas limpias y secas.
  • Deberás controlarte con su cirujano dentro de los primeros 10 a 15 días después de la operación.
  • Durante la cuarta semana se debe realizar un control médico y nutricional para evauar el estado general y modificar la dieta.

Toda cirugía requiere de un tiempo de adaptación y ajuste. Es importante que después del procedimiento se esté atento a la aparición de alguna de estas situaciones:

  • Vómitos: son causados por comer rápido, no masticar correctamente o comer mucho de una sola vez. Mezclar líquidos y sólidos también puede sobrepasar la capacidad de la bolsa gástrica y causar vómitos. Si persiste debe comunicarse con su médico tratante.
  • Deshidratación: es fundamental consumir al menos 1,5 ts. de agua o líquido no calórico al día, ya que si no se pueden producir náuseas, debilidad, dolor de cabeza y vértigo.
  • Síndrome de dumping: algunas veces la cirugía de bypass gástrico causa este síndrome en los pacientes, quienes lo experimentan cuando consumen alimentos o bebidas con alto contenido de azúcar. Ésta pasa muy rápidamente desde la pequeña bolsa del estómago al intestino provocando un aumento de las contracciones intestinales, dolor abdominal, diarrea, aumento de las palpitaciones, sudoración y sensación de fatiga. Es recomendable suprimir completamente el consumo de azúcar refinada.
  • Hipoglicemia: si no se come en los intervalos indicados baja la cantidad de azúcar en la sangre, causando mareos, fatiga, debilidad o palpitaciones. No se debe dejar pasar más de 3 a 4 horas sin comer.
  • Caída del pelo: es posible que los pacientes experimenten esta situación algunos meses después de la operación. Para la gran mayoría de las personas, el pelo se restablece después de un tiempo.
  • Anticoncepción y embarazo: producto de la pérdida del exceso de peso, la posibilidad de quedar embarazada aumenta luego de la cirugía. Pero estos embarazos son muy riesgosos por lo que se recomienda ser muy cuidadosa con las medidas de control de natalidad el primer año.
  • Volver a manejar: dependiendo de la evolución, el paciente podrá volver a manejar aproximadamente a los 10 días después de la cirugía.

Vitaminas y minerales

En cualquiera de estas cirugías es necesario tomar suplementos de vitaminas y minerales de por vida, debido a que estos procedimientos pueden producir un déficit en su absorción. El régimen de suplementos se debe comenzar unas semanas después de la cirugía e incuye vitaminas A, E, C, D, B1, B6, B12, biotina, ácido pantoténico, selenio, folato, zinc, y otros minerales.

Actividad física y obesidad

Es de vital importancia que el paciente se levante precozmente y camine, esto le ayudará a disminuir el riesgo respiratorio, mejorar la actividad del sistema digestivo y disminuir los riesgos de presentar fenómenos tromboembólicos.

Se recomienda que durante las primeras 2 semanas después de la cirugía el paciente camine 20 minutos al día, tiempo que se debe ir aumentando progresivamente hasta alcanzar los 50 minutos. La tercera semana se debe comenzar a realizar ejercicio supervisado en un gimnasio para trabajar objetivos específicos: fortalecimiento muscular, capacidad aeróbica y flexibilidad.

El trabajo abdominal se puede incluir después de 4 semanas de realizada la operación y la práctica de deportes puede incorporarse como actividad complementaria después de los 3 meses, pero sin abandonar el acondicionamiento físico en el gimnasio.

Apoyo psicológico

El primer año luego de la operación es un período de adaptación, por lo que un buen apoyo psicológico ayudará al paciente a encontrar las herramientas para enfrentar este proceso. Es fundamental que la persona recurra a todas las instancias de evaluación y apoyo, donde encontrará toda la ayuda y apoyo que necesita.

 

EVALUACIONES

Exámenes preoperatorios

  • Exámenes de sangre (Perfil bioquímico, hemograma, estudio de lípidos, pruebas hepáticas y de coagulación, pruebas tiroideas, examen de orina)
  • Test de resistencia a la insulina
  • Endoscopía digestiva alta con test de ureasa y biopsia gástrica
  • Ecografía abdominal
  • Radiografía de tórax
  • Electrocardiograma

Evaluación psicológica

Está demostrado que la obesidad está fuertemente ligado a los aspectos psicológicos de una persona, por lo que es imprescindible una evaluación y apoyo en este ámbito. Dentro de los elementos a evaluar se encuentran:

  • Historia personal y desarrollo de la enfermedad, junto con los intentos que se han hecho para manejarla
  • Identificar presencia de algún trastorno del ánimo
  • Estilo de vida y conductas alimentarias
  • Conocimiento de la cirugía y de los cambios que implica
  • Nivel de motivación
  • Expectativas
  • Grado de preparación para el cambio de estilo de vida
  • Apoyo familiar

Evaluación de ejercicios

Para el paciente que se va a someter a una cirugía de obesidad es muy importante la realización de ejercicio, ya que aumenta la capacidad funcional y respiratoria durante la fase preoperatoria lo que disminuyen los riesgos de la operación. Se deben realizar ejercicios aeróbicos que fortifican el sistema cardiovascular y también ejercicios de fortalecimiento que ayudan a mejorar el sistema músculo esquelético.

Evaluación nutricional

Esta evaluación tiene como propósito preparar al paciente para que los cambios de estilo de vida sean profundos y permanentes. Lo ayuda a que tome conciencia de la necesidad de realizar los cambios que van a favorecer a la baja de peso y que van a asegurar el éxito de la cirugía. La evaluación consta de:

  • Plan de alimentación hipocalórico individual
  • Educación alimentaria
  • Antropometría de peso, talla, perímetros de cintura, cadera y cuello
  • Bioimpedanciometría
  • Calorimetría

UBICACIONES

Mapa2