Menu
Portal

Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial

La Especialidad de Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial es la disciplina de la odontología que incluye la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de pacientes con trastornos de dolor orofacial, incluidos trastornos temporomandibulares, trastornos de los músculos masticatorios y de las articulaciones, trastornos del comportamiento oromotor y de la mandíbula, trastornos de dolor neuropático y neurovascular, trastornos del sueño orofacial y dolor crónico orofacial de cabeza y cuello, así como la búsqueda del conocimiento de la fisiopatología y los mecanismos de estos trastornos.

De todos estos problemas de salud, los Trastornos Temporomandibulares (TTM) son la causa de dolor orofacial más frecuente luego del dolor de origen dental. Estas patologías se caracterizan por afectar el adecuado funcionamiento de la articulación temporomandibular y los músculos de la masticación. Entre los sìntomas más frecuentes se encuentran: ruidos en la mandìbula al mover o masticar, sensación de bloqueo o trabamiento de la mandíbula,  dolor que empeora o dificulta la masticación de alimentos, limitación de la apertura bucal que puede ir progresando con el tiempo o presentarse de manera súbita, dolor facial o que se siente en el oído sin provenir de ahí.

Otro problema de salud que frecuentemente evaluamos e intervenimos es el Bruxismo.

El Bruxismo es actualmente considerado un COMPORTAMIENTO de la mandíbula, que de acuerdo al momento del ciclo circadiano en el que aparece, se divide en:

  • Bruxismo del Sueño: se caracteriza por el apriete o rechinamiento de los dientes durante el sueño. Es muy frecuente que exista reporte de ruidos por parte del compañero/a de sueño, y puede acompañarse de cansancio o dolor mandibular matutino (30 min- 1 hr de duración)  y de dolor en la zona de las sienes al despertar. El desgaste dental puede presentarse, pero no es una característica  propia solo del Bruxismo de Sueño. Este comportamiento puede empeorar debido al alto consumo de café o tabaco, o aparecer como efecto adverso de fármacos antidepresivos o de medicamentos utilizados para el tratamiento del déficit atencional; puede complicar a mediano y largo plazo algunos tratamientos dentales, y debe ser evaluado en profundidad ya que puede asociarse a 2 patologías con importantes consecuencias para la salud: la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (acidez gástrica) y Apnea Obstructiva del Sueño.
  • Bruxismo de Vigilia: corresponde a la acción de apretar, presionar o empujar la mandíbula a posiciones forzadas mientras estamos despiertos. Actualmente se considera un mal hábito, y de los 2 tipos de bruxismo es el más vinculado al estrés emocional y al dolor mandibular. Está asociado a las mismas consecuencias negativas que el Bruxismo del Sueño.

Es importante señalar que el Bruxismo puede presentarse en individuos SANOS, y en este caso, no requiere tratamiento. Debe ser evaluado en profundidad por un especialista antes de llegar a esta conclusión.

En los niños, el Bruxismo de sueño NUNCA debe ser considerado normal y siempre debe ser evaluado en profundidad.

El tratamiento del Bruxismo del Sueño está enfocado en la pesquisa y manejo de las causas subyacentes, y que frecuentemente están originado en alteraciones del sueño. El Bruxismo de vigilia se trata desde un punto de vista conductual, dirigido al control del mal hábito bucal y al manejo del estrés.

854850071

98193f18-92b6-4625-95c2-5ba099cb5c91

trastornos-temporomandibulares-y-dolor-orofacial

LEER

CONOCE AL EQUIPO MÉDICO

UBICACIONES

Mapa2