Rescate ambulancia

Unidad de Melanoma y Cáncer de Piel

El melanoma se produce cuando las células que dan color a la piel (llamadas melanocitos) acumulan daño en su ADN, lo que genera mutaciones que multiplican estas células formando un tumor maligno. Este tipo de cáncer de piel puede generarse sobre un lunar o nevo preexistente; sin embargo, la mayoría de las veces se origina como una lesión pigmentada nueva de color café o negro. Si no es diagnosticado a tiempo, el cáncer puede avanzar localmente y propagarse a otras partes del cuerpo, lo que dificulta el tratamiento.

En Red de Salud UC CHRISTUS contamos con el único comité oncológico multidisciplinario exclusivo para melanoma y cáncer de piel en Chile. La Unidad la conforman dermatólogos, cirujanos oncólogos, histopatólogos, oncólogos médicos y radio-oncólogos especialmente dedicados a la prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de esta enfermedad.  

cancer_piel

¿Cómo funciona nuestra Unidad?

  • Primera consulta: el paciente llega por cuenta propia o por derivación de su médico de cabecera para ser examinado por uno de nuestros especialistas de la unidad, quien le dará una orden para el examen o procedimiento adecuado. De ese modo, el especialista podrá indagar en el posible diagnóstico de melanoma u otro cáncer de piel.
  • Tratamiento: el especialista analiza los resultados de la biopsia y decide, junto al resto del equipo, cuál es el tratamiento indicado para atacar la patología. Según lo decidido, el paciente puede someterse a una cirugía de Mohs u otra intervención.
  • Seguimientoel paciente deberá asistir a control de por vida.
piel_cancer

CONOCE AL EQUIPO MÉDICO

OTROS TIPOS DE CÁNCERES

El melanoma es el tipo de cáncer cutáneo más peligroso. Sin embargo, hay al menos otros tres que también debes conocer:

  • Es el cáncer de piel más frecuente en Chile y en muchos otros países.
  • Se origina en las células basales de la piel, que se encuentran en la capa más profunda de la epidermis.
  • El pronóstico de esta enfermedad es excelente ya que no tiene la capacidad de producir una enfermedad a distancia (metástasis). Pero sí puede traducirse en un problema importante de salud, ya que puede ser muy invasivo localmente. Su localización más frecuente es en la cara y el cuello. El carcinoma basocelular puede tener diferentes aspectos. Lo más frecuente es que se presente como una herida que no sana, una placa rojiza en la piel, un grano o crecimiento rosado y brillante de la piel. También puede parecer una cicatriz.
  • El principal factor de riesgo para desarrollar un carcinoma basocelular es la exposición crónica y repetida al sol.
  • El tratamiento es eminentemente quirúrgico. Requiere una resección completa de la lesión acompañado de un margen de piel sana que rodee la totalidad de la lesión. Es por esto que mientras más temprano es el diagnóstico, menos invasivo es el tratamiento. Uno de los tratamientos más efectivos para el carcinoma basocelular es la cirugía de Mohs.
  • Es el segundo cáncer de piel más frecuente, luego del carcionoma basocelular.
  • Se origina a partir de un crecimiento descontrolado y anormal de las células escamosas, presentes en la capa más superficial de la piel: la epidermis.
  • Puede ser muy invasivo localmente y generar alteraciones funcionales y estéticas muy importantes. Además, tiene la potencialidad de extenderse a otras partes del cuerpo (metástasis), sobre todo en aquellos casos en que el crecimiento local es importante. Es más frecuente en la cara y en el cuello, pero puede crecer en la piel de cualquier parte del cuerpo.
  • El principal factor de riesgo para desarrollar un carcinoma espinocelular es la exposición crónica y repetida al sol.
  • Puede tener diferentes aspectos. Lo más común es que se presente como una elevación o herida que no sana a lo largo del tiempo, una úlcera elevada que puede tener una depresión central. También puede corresponder a una pequeña protuberancia de apariencia suave y brillante, o de color rojo o café rojizo. Otra presentación es como una mancha roja áspera o escamosa.
  • Al igual que el carcinoma basocelular, el tratamiento es eminentemente quirúrgico y requiere una resección completa de la lesión acompañado de un margen de piel sana que rodee la totalidad de la lesión. Es por esto que mientras más temprano es el diagnóstico, menos invasivo es el tratamiento. Uno de los tratamientos más efectivos para el carcinoma espinocelular es la cirugía de Mohs.

Los linfomas primarios cutáneos aparecen en la piel, sin signos de compromiso en otros órganos hasta por seis meses. Pertenecen al grupo de los linfomas no Hodgkin.

Después de los intestinales, los linfomas de piel son los linfomas extraganglionares más frecuentes. Muchas veces los pacientes refieren que han sufrido dermatitis crónicas por muchos años, resistentes a múltiples tratamientos.

El prototipo de linfoma cutáneo más frecuente es la micosis fungoide, que representa el 70% de los casos. Esta enfermedad evoluciona a lo largo de los años en diferentes etapas de parches, placas y tumores. Este es un linfoma derivado de células T.

Los linfomas menos frecuentes son de estirpe B (25%), y tienen una historia mas breve de semanas o pocos meses sin etapa previa. Los linfomas cutáneos, en general, se presentan como múltiples manifestaciones clínicas, dependiendo de la etapa de la enfermedad. Eso hace que muchas veces el diagnóstico sea difícil y requiera más de una biopsia para confirmarlo. Además, se realizan estudios de inmunohistoquímica y -en ocasiones- estudios de biología molecular.

RELACIONADOS

UBICACIONES

Mapa2