Rescate

Unidad de Melanoma y Cáncer de Piel

El melanoma es un tipo de cáncer de piel que si bien no es el más frecuente, sí es el más letal. Nuestra Unidad de Melanoma y Cáncer de Piel es el primer equipo multidisciplinario en esta patología en el país.

unidad-melanoma-y-cancer

PREGUNTAS FRECUENTES

El melanoma se produce cuando los melanocitos, células que dan el color a la piel, acumulan daño en su ADN, generando mutaciones (defectos genéticos) que hacen que estas células se multipliquen rápidamente formando un tumor maligno.

El tumor puede adquirir la capacidad de invadir no solo la piel sino que los ganglios linfáticos, ocasionar metástasis o extensión del cáncer a otras partes del cuerpo y, eventualmente, causar la muerte. En apenas el 10% de los pacientes existe el antecedente familiar de melanoma y el principal factor de riesgo es la exposición a la radiación del sol o de fuentes externas de radiación como los solariums.

Los melanomas generalmente se parecen a un lunar o nevo. De hecho muchas veces se generan sobre uno de ellos, que previamente fue benigno.

Por lo general, el melanoma se forma como una lesión pigmentada de color café o negro. En ocasiones menos frecuentes, puede tener el mismo color de la piel o tomar tonos de rosado, rojo, morado, azul o blanco.

Todos debemos chequear periódicamente nuestra piel y consultar con el dermatólogo cuando un lunar crece, pica o cambia de color. Si el melanoma no es diagnosticado a tiempo por un especialista, el cáncer puede avanzar localmente y propagarse a otras partes del cuerpo lo que torna más difícil el tratamiento y aumenta las posibilidades de muerte.

En la actualidad, el principal tratamiento es la resección quirúrgica de la lesión acompañado de un margen de piel sana. En algunos casos, y dependiendo de la profundidad del melanoma, puede ser necesario explorar los ganglios o linfonodos más cercanos a la lesión, utilizando el procedimiento llamado biopsia de linfonodo centinela. Para aquellos pacientes en los que se detectan metástasis a distancia, se han implementado terapias con nuevas drogas. En el último tiempo ha habido un avance significativo en el desarrollo de nuestras terapias aun cuando queda mucho por investigar y desarrollar.

OTROS TIPOS DE CÁNCERES

El melanoma, como ya sabes, es el tipo de cáncer cutáneo más peligroso. Sin embargo, hay al menos otros tres tipos que también debes conocer. Ellos son:

  • Es el cáncer de piel más frecuente en Chile y en muchos otros países.
  • Se origina en las células basales de la piel, que se encuentran en la capa más profunda de la epidermis.
  • El pronóstico de esta enfermedad es excelente ya que no tiene la capacidad de producir una enfermedad a distancia (metástasis). Pero sí puede traducirse en un problema importante de salud, ya que puede ser muy invasivo localmente. Su localización más frecuente es en la cara y el cuello. El CBC puede tener diferentes aspectos. Lo más frecuente es que se presente como una herida que no sana, una placa rojiza en la piel, un grano o crecimiento rosado y brillante de la piel. También puede parecer una cicatriz.
  • El principal factor de riesgo para desarrollar un CBC es la exposición crónica y repetida al sol.
  • El tratamiento es eminentemente quirúrgico. Requiere una resección completa de la lesión acompañado de un margen de piel sana que rodee la totalidad de la lesión. Es por esto que mientras más temprano es el diagnóstico, menos invasivo es el tratamiento. Uno de los tratamientos más efectivos para el CBC es la cirugía de Mohs.
  • Es el segundo cáncer de piel más frecuente, luego del carcionoma basocelular.
  • Se origina a partir de un crecimiento descontrolado y anormal de las células escamosas, presentes en la capa más superficial de la piel: la epidermis.
  • Puede ser muy invasivo localmente y generar alteraciones funcionales y estéticas muy importantes. Además, tiene la potencialidad de extenderse a otras partes del cuerpo (metástasis), sobre todo en aquellos casos en que el crecimiento local es importante. Es más frecuente en la cara y en el cuello, pero puede crecer en la piel de cualquier parte del cuerpo.
  • El principal factor de riesgo para desarrollar un CBC es la exposición crónica y repetida al sol.
  • Puede tener diferentes aspectos. Lo más común es que se presente como una elevación o herida que no sana a lo largo del tiempo, una úlcera elevada que puede tener una depresión central. También puede corresponder a una pequeña protuberancia de apariencia suave y brillante, o de color rojo o café rojizo. Otra presentación es como una mancha roja áspera o escamosa.
  • Al igual que el carcinoma basocelular, el tratamiento es eminentemente quirúrgico y requiere una resección completa de la lesión acompañado de un margen de piel sana que rodee la totalidad de la lesión. Es por esto que mientras más temprano es el diagnóstico, menos invasivo es el tratamiento. Uno de los tratamientos más efectivos para el CBC es la cirugía de Mohs.

Los linfomas primarios cutáneos aparecen en la piel, sin signos de compromiso en otros órganos hasta por 6 meses. Pertenecen al grupo de los linfomas no Hodgkin.

Después de los intestinales, los linfomas de piel son los linfomas extraganglionares más frecuentes. Muchas veces los pacientes refieren que han sufrido dermatitis crónicas por muchos años, resistentes a múltiples tratamientos.

El prototipo de linfoma cutáneo más frecuente es la micosis fungoide, que representa el 70% de los casos. Esta enfermedad evoluciona a lo largo de los años en diferentes etapas de parches, placas y tumores. Este es un linfoma derivado de células T.

Los linfomas menos frecuentes son de estirpe B, (25%) y tienen una historia mas breve de semanas o pocos meses sin etapa previa. Los linfomas cutáneos, en general, se presentan como múltiples manifestaciones clínicas, dependiendo de la etapa de la enfermedad. Eso hace que muchas veces el diagnóstico sea difícil y requiera más de una biopsia para confirmarlo. Además, se realizan estudios de inmunohistoquímica y -en ocasiones- estudios de biología molecular.

CIRUGÍAS Y PROCEDIMIENTOS

La mayoría de los melanomas se diagnostica solo después de que el paciente ha notado síntomas y acude al médico.

Para un adecuado diagnóstico tu médico -durante el exámen clínico-te preguntará cuándo apareció la lesión por la que consultas, si ha cambiado de tamaño o aspecto y si sientes algún síntoma asociado a ella. Además, revisará el resto de tu cuerpo para ver si tienes lunares y otras manchas que pudieran estar relacionadas.

Para confirmar o descartar si se trata de un cáncer de piel o de otra enfermedad o condición de la piel te pedirá algunos exámenes adicionales.

En Red de Salud UC CHRISTUS hemos creado esta unidad en la que se realizan todos los procedimientos diagnósticos y terapéuticos para la mejor atención de nuestros pacientes

Los melanomas, en general son asimétricos (una mitad es distinta a la otra mitad), con bordes irregulares, múltiples colores y pueden sufrir cambios como crecimiento rápido, sangramiento, prurito (picazón), entre otros. Además, comparativamente se puede ver muy distinto al resto de los lunares, signo conocido como "patito feo".

Algunas personas tienen mayores factores de riesgo para desarrollarlo. Entre ellos, los siguientes:

  • Antecedentes personales o familiares de melanoma.
  • Tener más de 100 lunares.
  • Tener lunares atípicos como aquellos muy irregulares en forma y color, especialmente si son más de 4 o 4.
  • Historia de quemaduras solares o exposición a luz ultravioleta excesiva, tanto crónica como intermitente, ya sea natural o artificial.
  • Tener los ojos y la piel claros.
  • Estar en condición de inmunosupresión.

¿En qué consiste el chequeo de Nevos o Lunares?

Se inicia con un asesoramiento profesional acerca del riesgo de desarrollar la enfermedad. El médico hará un examen clínico a ojo desnudo y con una lupa especial (dermatoscopía). Además, la fotografía corporal total y el monitoreo dermoscópico digital seriado -disponibles en nuestros centros- son muy útil en el manejo de pacientes con lunares, especialmente en aquellos con riesgo aumentado para desarrollar melanoma. El uso combinado de estas técnicas nos ha permitido la detección de melanomas más delgados, asociados con un mejor pronóstico, y a una reducción de las biopsias en lunares comunes, lo que incrementa la precisión en el diagnóstico.

Ante la sospecha de que una lesión cutánea sea maligna o tenga potencial maligno, tu médico te indicará una biopsia de piel.

¿En qué consiste?

Este procedimiento debe ser realizado con criterio oncológico por personas con experiencia en cáncer de piel, ya que es necesario que la muestra sea resecada con una técnica específica para obtener la mejor y más precisa información de ella, y debe ser realizada pensando en una potencial resección futura en caso de que el resultado sea maligno. En nuestro equipo este procedimiento es realizado por dermatólogos o cirujanos oncólogos especialmente entrenados para estos efectos.

Las muestras son analizadas luego por médicos anatomo-patólogos expertos en melanoma y cáncer de piel.

Tanto para el melanoma como para otros tumores cutáneos, la resección de la piel y el tejido subcutáneo que rodea la lesión corresponde al principal tratamiento para erradicar la enfermedad.

La magnitud de la extensión del margen, depende de la profundidad de la lesión.

Nuestro equipo cuenta con la mayor experiencia a nivel nacional en este tipo de cirugía para asegurar el mejor resultado posible para cada paciente.

Esta novedosa técnica introducida para el manejo del melanoma en la década de los noventa, e implementada por el equipo de Cirugía Oncológica UC en forma pionera en nuestro país a partir de 1997, corresponde al estándar de tratamiento actual para muchos melanomas que así lo tengan indicado.

El alto volumen de estos procedimientos que se realiza en nuestra Red nos permite obtener resultados confiables y con muy baja morbilidad.

Contamos además con la mejor tecnología disponible para asegurar un buen resultado.

Esta técnica quirúrgica e histopatológica permite tratar el cáncer de piel no melanoma, principalmente los carcinomas basocelulares y espinocelulares con excelentes tasas de curación y baja recurrencia, debido al análisis de todos los bordes del tumor.

Esta cirugía está indicada para algunos de estos tipos de cáncer de piel, por lo que es fundamental una evaluación dermatológica previa.

Nuestro departamento de Anatomía Patológica cuenta con gran experiencia en melanoma y cáncer de piel. Esa es la principal razón por la que recibe muchas solicitudes para el análisis de biopsias obtenidas en otros centros asistenciales del país.

El laboratorio cuenta con la más alta tecnología para la evaluación de muestras sospechosas de constituir cáncer de piel. Para solicitar una revisión de tu biopsia, debes ponerte en contacto con tu médico tratante y nuestro servicio de Anatomía patológica.

Contamos además con la más alta tecnología para el análisis de biopsias realizadas ante la sospecha de cáncer de piel. Para solicitar una revisión de biopsia en la UC, debe ponerse en contacto con su médico tratante y con nuestro Servicio de Anatomía Patológica.

La radioterapia se puede usar como tratamiento asociado a la cirugía, en el caso de cánceres localizados y curables, en aquellos pacientes que presentan metástasis en el ganglio centinela.

El propósito de este tratamiento es disminuir el riesgo de reaparición del melanoma en esas áreas. Resulta también útil en asociación con la inmundoterapia, la que tiene un efecto contra el tumor local y puede inducir la remisión de tumores no irradiados, al potenciar la respuesta inmunitaria del paciente.

La radioterapia puede emplearse como terapia paliativa en pacientes con metástasis de melanoma que experimentan dolor, sangrado u obstrucción.

Si bien la cirugía es el pilar del tratamiento del melanoma y el cáncer de piel -y cura totalmente la enfermedad en la gran mayoría de los casos, algunos pacientes presentan alto riesgo de recaer. Para esos casos, muy seleccionados, pueden estar indicados tratamientos sistémicos que pueden disminuir esta probabilidad y aumentar la chance de curación.

En pacientes que tienen ya una enfermedad avanzada inoperable o conmetástasis es posible entregar tratamientos moleculares e inmunológicos modernos que logran mejorar los síntomas y ofrecen una mejor sobrevida.

Nuestro equipo de especialistas en oncología médica ha sido pionero en el uso de estas terapias, lo que garantiza los mejores resultados posibles para cada paciente en particular con recomendaciones de tratamiento muy individualizadas.

RELACIONADOS

UBICACIONES

ENCUENTRA TU HOSPITAL, CLÍNICA O CENTRO MÁS CERCANO