Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
D

Dedos en gatillo o en resorte

DEFINICIÓN

El dedo en gatillo, o tenosinovitis estenosante de flexores, es una condición en la que los tendones flexores de los dedos se atrapan a nivel de la mano y se produce inflamación, resalte y hasta bloqueo del movimiento. Esta condición ocurre porque los tendones que flectan los dedos pasan bajo un sistema de túneles o poleas. Estas poleas se engruesan y restringen el paso del tendón. También existen otras causas de atrapamiento del tendón como son los quistes o gangliones, inflamación o sinovitis.

Se conoce como dedo en gatillo ya que el resalte del dedo que ocurre al atraparse y luego soltarse el tendón, asemeja el movimiento de un gatillo.

En etapas iniciales solo puede presentarse como dolor al mover el dedo. Con la progresión de esta condición, el paso del tendón es más difícil y aparece el resalte. En casos severos, la posición del dedo puede quedar fija en flexión.

Esta condición es más común en mujeres entre 50 y 60 años, pacientes con diabetes, hipotiroidismo y artritis reumatoide. Los dedos más comúnmente afectados son el pulgar, dedo anular y medio.

SÍNTOMAS

Los síntomas del dedo en gatillo varían de leves a severos. Incluyen:

•          Rigidez

•          Dolor y/o palpación de un nódulo en la base del dedo afectado

•          Sensación de resalte al estirar y flectar el dedo

•          Atrapamiento del dedo en flexión

Generalmente son más severos durante la mañana y cuando se toman objetos con fuerza.

DIAGNÓSTICO

La historia clínica y los exámenes determinarán el diagnóstico. Una ecografía de partes blandas puede servir de apoyo al mostrar el engrosamiento de la polea, inflamación del tendón y presencia de quistes o gangliones.

TRATAMIENTO

El tratamiento del dedo en gatillo varía según su severidad:

• Reposo: en casos leves, la disminución de las actividades repetitivas de flexión y extensión de dedos alivia los síntomas.

• Inmovilización: las órtesis evitan la flexión profunda del dedo, ayudando a disminuir la inflamación. Pueden resolver los síntomas en algunos pacientes. Se indican en la noche para evitar la flexión involuntaria de tus dedos durante el sueño.

• Medicamentos: los antiinflamatorios y analgésicos, como el paracetamol e ibuprofeno, ayudan a tratar el dolor, aunque no modifican significativamente el curso de esta condición.

• Infiltración: los corticoides son un potente agente anti-inflamatorio. La infiltración local de corticoides ayuda a disminuir la inflamación y síntomas de resalte. La efectividad varía según el tiempo de evolución y severidad de los síntomas. El corticoide toma entre tres a siete días en empezar a hacer efecto y puede durar varios meses. En caso de que los síntomas reaparezcan, se puede hacer una segunda infiltración después de tres meses.

• Cirugía: es el tratamiento definitivo. A través de una pequeña herida se abre el túnel o polea que atrapa al tendón. La cirugía es ambulatoria y demora aproximadamente 10 minutos.

¿REQUIERE CIRUGÍA?

La cirugía se indica en pacientes en los que el tratamiento médico no ha sido efectivo y en casos en que los síntomas son muy severos. Luego de la intervención, se indica el uso de la mano para actividades livianas, sin mojar la herida. A las dos semanas se retiran los puntos y es posible volver a las actividades habituales. Es normal que se sienta dolor leve en el lugar de la cicatriz durante las primeras semanas, debido a los procesos normales de cicatrización de la piel palmar.

UBICACIONES

Mapa2