Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
L

Linfoma no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin es un cáncer que comienza en las células del sistema inmunitario, que es el sistema encargado de combatir infecciones y otras enfermedades.

La enfermedad comienza cuando un linfocito (usualmente una célula B) se vuelve anormal. La célula anormal se divide para hacer copias de sí misma. Las nuevas células se dividen una y otra vez, produciendo más y más células anormales. Las células anormales no mueren cuando deberían hacerlo y no protegen el cuerpo de infecciones u otras enfermedades. La acumulación de células que no son necesarias resulta en la formación de una masa de tejido que se llama tumor.

¿Quiénes tienen más riesgo?

Los médicos rara vez pueden explicar por qué una persona padece el linfoma no Hodgkin y otra no. Sin embargo, estudios han demostrado que ciertos factores de riesgo aumentan la posibilidad de que una persona padezca dicha enfermedad. Por lo general, los factores de riesgo del linfoma no Hodgkin son los siguientes:

  • Sistema inmunitario debilitado: El riesgo de padecer linfoma puede aumentar al tener el sistema inmunitario debilitado (puede ser debido a una enfermedad hereditaria o por uso de ciertos fármacos después de un trasplante de órganos).
  • Ciertas infecciones: Cuando se tienen ciertos tipos de infecciones, aumenta el riesgo de padecer linfoma. Sin embargo, el linfoma no es contagioso. las principales infecciones que se relacionan con un riesgo mayor de padecer linfoma son la infección por VIH, que causa el SIDA; el virus de Epstein-Barr; la bacteria Helicobacter pylori, repsonsable de úlceras en el estómago, y el virus de la hepatitis C, entre otros.
  • Edad: Aunque el linfoma no Hodgkin se puede presentar en personas jóvenes, la posibilidad de padecer dicha enfermedad aumenta con la edad. La mayoría de las personas con linfoma no Hodgkin tienen más de 60 años de edad. Los investigadores están estudiando la obesidad y otros posibles factores de riesgo del linfoma no Hodgkin.

Tener uno o más factores de riesgo no significa que la persona padecerá linfoma no Hodgkin. La mayoría de las personas que presentan factores de riego nunca padecen cáncer.

Síntomas

Los síntomas pueden ser comunes a otras condiciones y enfermedades por lo que siempre debe consultarse al médico. Los síntomas pueden incluir:

  • Ganglios linfáticos inflamados (sin dolor) en el cuello, en las axilas o en las ingles.
  • Adelgazamiento sin razón alguna
  • Fiebre
  • Sudor nocturno excesivo
  • Tos, problemas respiratorios o dolor de pecho
  • Debilidad o cansancio persistente
  • Dolor, inflamación o sensación de llenura en el abdomen

¿Cómo se hace el diagnóstico? 

Si sus ganglios linfáticos están inflamados o si tiene otro síntoma que sugiere linfoma no Hodgkin, su médico intentará identificar la causa del problema. Quizás le pregunte sobre sus antecedentes médicos personales y familiares y le solicite algunos exámenes, además de realizarle un cuidadoso examen físico. Estos exámenes pueden incluir pruebas de laboratorio y de imágenes. El diagnóstico se confirma con una biopsia.

¿Cómo se trata?

Su médico le explicará cuáles son las opciones de tratamiento y los resultados esperables. Los especialistas que tratan el linfoma no Hodgkin son los hematólogos, oncólogos y oncólogos radiólogos. La elección del tratamiento dependerá del tipo de linfoma no Hodgkin que usted tenga, su estado de avance y su edad entre muchas otras consideraciones.

Para más información

Si desea información respecto del linfoma no Hodgkin en niños, le invitamos a visitar el Programa de Oncología Pediátrica UC.

UBICACIONES

Mapa2