Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
L

Lesiones Meniscales o Meniscopatía

Esta lesión se puede sufrir por consecuencia de un traumatismo, así como por la degeneración de los meniscos. Retomar las actividades es un proceso rápido, al igual que volver al deporte en caso que el paciente practique alguno.

Los meniscos se ubican al interior de la articulación de la rodilla, entre el fémur y la tibia. Hay de dos tipos: menisco medial (parte interna de la rodilla) y menisco lateral (parte externa). Su función es aumentar la profundidad de la superficie que está en la zona superior de la tibia y trabajar como amortiguador de la rodilla. Además reparte la fuerza sobre las superficies articulares, lo que protege al cartílago de un posible desgaste.

CÓMO SE PRODUCE

Las causas de esta lesión van variando según los grupos etarios.

En jóvenes: el menisco es resistente y elástico. Su lesión es por una torsión o giro de la rodilla comprometedor.

En personas mayores deportistas: el menisco se debilita y su tejido no resiste lo mismo debido a la degeneración de este. Un traumatismo menor puede ocasionar la lesión.

Personas mayores no deportistas: puede existir una lesión meniscal con alteración degenerativa que se da sin causa alguna.

El rugby y el fútbol, por ejemplo, son deportes donde habitualmente se presenta esta lesión, aunque también se puede dar en deportes donde la persona gira bruscamente o hace rotar la rodilla con el pie fijo.

CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS

El dolor, aunque a veces difuso, es el síntoma más frecuente. Puede haber un bloqueo, es decir, que la persona no sea capaz de flectar o extender la rodilla por completo, cuando el fragmento roto del menisco queda atrapado al interior de la rodilla. El derrame también se puede presentar tanto en el momento de la lesión o en forma crónica, como signo de inestabilidad.

DIAGNÓSTICO

En el examen físico se detectará dolor en la interlínea articular (espacio entre el fémur y la tibia) al realizar algunas maniobras específicas. La resonancia magnética confirmará el diagnóstico.

TRATAMIENTO

Puede ser un tratamiento conservador  (personas mayores de 50 años con baja actividas) o quirúrgico (meniscectomía parcial o sutura meniscal). La indicación de meniscectomia (resección parcial del menisco) o sutura meniscal se realiza basada en múltiples factores como la edad, actividad física, forma de la rotura y ubicación de la rotura.

CIRUGÍA

Cuando la lesión es sintomática y no responde a manejo conservador está indicada la cirugía, principalmente en pacientes jóvenes activos. Síntomas mecánicos, como el derrame a repetición y el bloqueo articular, hacen inclinarse rápidamente por el manejo quirúrgico. 

TRATAMIENTO POST OPERATORIO

La cirugía de menisco es breve y se realiza siempre por vía artroscópica.

Luego de dos a tres días comienza la rehabilitación. Primero, con tratamiento kinésico que disminuirá la inflamación y mejorará la movilidad de la rodilla. Todo este tratamiento inmediato ayudará a evitar la pérdida de musculatura.

CUÁL ES LA TÉCNICA QUIRÚRGICA MÁS UTILIZADA

Siempre se intenta conservar el menisco mediante suturas artroscópicas, no siendo posible en todos los casos debido a factores como la edad del paciente, la forma y ubicación de su rotura. En los casos que no es posible realizar una sutura meniscal, se realiza una resección parcial de la parte dañada del menisco (meniscectomia).

REHABILITACIÓN KINÉSICA

Los primeros dos días es importante proteger la rodilla lesionada, guardar reposo, aplicar hielo cada una hora, disminuir la inflamación o edema y mantener en alto la articulación para un mejor retorno venoso. El inicio de la kinesiología debe realizarse durante la primera semana post operatoria. El retorno al deporte se realiza entre los dos a cuatro meses, dependiendo de cada paciente y del tipo de cirugía.

UBICACIONES

Mapa2