Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
F

Factores psicosociales

Se ha demostrado que los factores psicosociales promueven la ateroesclerosis y los eventos cardiovasculares como infarto, muerte y accidente vascular encefálico.

Se ha identificado, por ejemplo, que las personas que tienen enfermedad cardiaca tienen mayor riesgo de presentar depresión y, a su vez, las personas con enfermedadn al corazón que presentan depresión son más propensos a tener un nuevo infarto.

Cuando se habla de factores psicosociales, estos pueden ser divididos en:

  • Factores emocionales: que incluyen la depresión mayor y los trastornos de ansiedad, como también la hostilidad y la rabia.
  • Estresores crónicos: que incluyen el bajo nivel socioeconómico, el apoyo social deficiente, el estrés laboral, el estrés marital y el rol de sostenedor del hogar.

Señales de aviso

Todos los síntomas negativos, físicos o mentales, provienen de un desequilibrio. Por ejemplo, los cambios dé humor o ánimo son causados por un desequilibrio químico, mientras que el dolor musuclar normalmente es consecuencia de un desequilibrio estructural.

Algunas señales físicas de aviso del estrés son:

  • Cansancio
  • Dolores inexplicados, malestar general, dolor de cabeza
  • Sequedad de la piel y sarpullido
  • Ansias de comer
  • Desequilibrios en el peso
  • Ataques de pánico
  • Cambios de humor
  • Sentimientos de soledad o aislamiento.

Recomendaciones

  • Evite andar apurado: Llegue 10 minutos antes al lugar de reunión o adelante su reloj al menos 5 minutos. El llegar tarde una y otra vez sólo le hará generar estrés en usted y en los demás.
  • Levántese temprano y reserve la primera media hora de la mañana, después de la duchya o el desayuno, para meditar, leer o realizar alguna actividad que sea de su agrado.
  • Tome un desayuno placentero y nutritivo con su familia o sus amigos antes de salir para el trabajo. Si vive solo, siéntese -no coma de pie- y disfrútelo sin prisa. Realice esta actividad con cada comida.
  • Sáquese el trabajo de la mente. Al entrar en su oficina, dedíquele toda su atención a sus tareas laborales. Una vez que se vaya, olvídelas. Esta simple habilidad le protegerá del estrés y le permitirá aumentar su rendimiento. Si tiene algo pendiente, resuélvalo y no lo deje para el día siguiente. Acumular trabajo le producirá más ansiedad y, por lo tanto, más estrés.
  • Simplique su vida. No trate de llenar su tiempo con más de lo que puede hacer. Empiece por hacer una lista de sus actividades. Luego, revísela y elimine todo lo que no sea realmente necesario.
  • Evite hacer dos o más cosas a la vez aunque parezcan triviales y usted sepa cómo manejarlas. Al hacer más de una cosa por vez enseña a su mente a dispersarse. Es lo opuesto de la concentración que es esencial para un buen desempeño en cualquier campo.
  • Pida ayuda si siente que hace lo posible por empezar bien el día, pero no logra cambiar su estado de ánimo. Converse con su médico para evaluar la ayuda de un especialista.

UBICACIONES

Mapa2