Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
F

Fracturas en los niños

DEFINICIÓN

Son lesiones que comprometen la integridad del hueso. Los fragmentos pueden permanecer en su lugar o estar desplazados. 

CAUSAS

Habitualmente ocurren como consecuencia de accidentes domésticos (caídas, accidentes en bicicleta, golpes contra superficies duras, entre otras).

SÍNTOMAS

Dolor, hinchazón, incapacidad para utilizar la extremidad (o caminar en casos de las extremidades inferiores) y deformidad, son signos sugerentes de una fractura.

Se requiere de una evaluación por el especialista, quien solicitará radiografías para confirmar el diagnóstico.

TRATAMIENTO

El hueso es un órgano vivo, por lo que tiene la capacidad de cicatrizar (consolidar).

El tiempo que demora este proceso depende de muchas variables, entre ellas la edad (a menor edad la consolidación es más rápida) y el hueso comprometido.

El tratamiento tradicional es la inmovilización con yeso por un periodo variable, según la indicación de su médico, para evitar que se desplacen los fragmentos durante el proceso de consolidación. Sin embargo, en algunas fracturas es necesario una cirugía para recuperar la forma original del hueso. En ella, el médico “alinea” el hueso afectado y lo mantiene en su posición, ya sea con yeso o mediante el uso de elementos metálicos, como agujas y tornillos.

A diferencia de los adultos, los niños tienen gran capacidad de recuperar la función después de un periodo de inmovilización, por lo que rara vez requieren terapia. Una vez retirado el yeso, el médico recomendará un periodo de reposo relativo con el objeto de que el menor recupere la movilidad, la coordinación y la fuerza de la extremidad afectada y así evitar una nueva fractura. Si se siguen las recomendaciones, es poco probable que se produzca una nueva fractura.

UBICACIONES

Mapa2