Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
F

Fractura de escafoide de mano

La fractura de escafoides es una lesión común y que puede confundirse con esguinces de muñeca. El diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado es crucial para la adecuada consolidación de esta fractura.

GENERALIDADES

El escafoides es un hueso que se encuentra en la muñeca, siendo uno de los huesos del carpo que más frecuentemente se fractura. Dependiendo del tipo de fractura, localización y desplazamiento, la fractura puede ser inmovilizada con un yeso o puede necesitar de una intervención quirúrgica. La cirugía tiene como objetivo fijar la fractura en su posición anatómica para que logre consolidar. Las principales complicaciones de las fracturas de escafoides son la no consolidación del escafoides y la necrosis avascular.

  • No consolidación: la falta de consolidación o unión puede ocurrir en fracturas inestables y sin una adecuada inmovilización. Generalmente ocurre en pacientes en los que no se hizo un diagnóstico oportuno y el tratamiento se retrasa.
  • Necrosis avascular: esta complicación ocurre según la localización de la fractura debido al tipo de irrigación que tiene el escafoides. Cuando las fracturas son más proximales (cercanas al radio) existe un mayor riesgo de que no llegue adecuada irrigación a fragmento fracturado. Este tipo de fracturas tienen indicación de cirugía para evitar esta complicación.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

La fractura de escafoides se produce luego de caídas con la muñeca en extensión. Son frecuentes en deportes como el fútbol, ciclismo, snowboard, entre otros.

SÍNTOMAS

Las fracturas de escafoides producen un dolor leve o moderado, lo que muchas veces confunde y hace pensar que la lesión fue solo un esguince de la muñeca. Tampoco producen un gran aumento de volumen ni deformidad. Un hallazgo común de estas fracturas es el dolor al realizar fuerza y pérdida de rango de movilidad.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de las fracturas de escafoides se realiza con una radiografía. En pacientes en los que la fractura no se ha desplazado, inicialmente puede no verse y solo hacerse visible en radiografías luego de dos semanas. La resonancia magnética permite ver estas fracturas de forma aguda y en algunos casos la tomografía computada ayuda a definir las características de esta.

TRATAMIENTO

El tratamiento de las fracturas de escafoides dependen de su localización en el hueso,  como también de su desplazamiento. El tratamiento ortopédico consiste en un yeso antebraquiopalmar (desde mano al antebrazo) por ocho a 12 semanas, o hasta que sea evidente las consolidación ósea.

La cirugía puede ser percutánea, abierta o con apoyo artroscópico dependiendo de las características de la fractura. Luego de lograr una adecuada alineación de los fragmentos fracturados, se fija con un tornillo que se introduce dentro del hueso. 

UBICACIONES

Mapa2