Rescate ambulancia
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
A

Anomalías de la vagina

¿Qué es?

Las niñas normalmente nacen con una membrana delgada llamada himen que rodea la apertura vaginal. En algunos casos, poco frecuentes, ocurre una obstrucción o bloqueo vaginal que resulta en la ausencia de una apertura vaginal. El motivo más común es lo que se denomina "himen no perforado". Es decir, una capa del tejido conectivo que forma el himen no tiene apertura y la vagina permanece cubierta. Con menos frecuencia, la obstrucción se debe a un tabique transversal alto, que normalmente se debe a una canalización incompleta de la vagina durante el desarrollo fetal. Cualquiera de estas situaciones puede causar la formación de un hidrocolpos (inflamación anormal de la vagina) o en hidrometrocolpos (inflamación anormal de la vagina y el útero).

¿Cómo se diagnostica?

Las obstrucciones vaginales congénitas típicamente se diagnostican al nacer. Normalmente el médico encuentra un bulto abdominal, que es la vagina inflamada por las sustancias de las glándulas cervicales en respuesta a las hormonas maternas. Lo habitual es que el bulto se pueda confirmar mediante una ecografía. Además, puede insertarse una aguja en el bulto para inyectar sustancias de contraste para un examen radiológico o para extraer líquidos para su análisis. Si no hay un bulto abdominal evidente ni síntomas urinarios, el trastorno puede pasar inadvertido hasta la pubertad. En esa etapa la niña no podrá eliminar la sangre durante su periodo menstrual a pesar de una ovulación normal. También puede experimentar dolores abdominales cíclicos así como la aparición de un bulto a causa de la sangre menstrual acumulada detrás de la obstrucción.

¿Cómo se trata?

El tratamiento depende de la causa de la obstrucción vaginal. Si la paciente tiene un himen no perforado, el urólogo hará una simple incisión que no requiere anestesia. Después del drenaje, debe examinarse la anatomía en busca de otras anomalías. Si la paciente tiene un tabique transversal alto, el tratamiento dependerá de su grosor y de la ubicación. Si esta partición se encuentra en el tercio inferior de la vagina, el cirujano puede cortar hacia arriba para quitarlo, para luego reconectar la vagina superior con la inferior. Si está ubicado más adentro, puede ser necesario un abordaje en el que haya que utilizar piel o una porción del intestino para cubrir el hueco entre la vagina superior y la vagina inferior.

Fuente: Institutos Nacionales de Salud, NIH, EE.UU.

UBICACIONES

Mapa2