Rescate ambulancia

Cuida tu estómago en estas Fiestas Patrias

14/09/2021

Comparte
este contenido

Compartir Compartir Compartir

No solo hay que temerle a los kilos que se puedan ganar en los días de celebración, sino también a las alteraciones en el funcionamiento de nuestro sistema digestivo que pueden ocurrir por los excesos en la comida y el alcohol.

Septiembre no es un buen mes para hacer dieta, pero ¿cómo no rendirse ante una empanada o un choripán? ¿Cómo hacerle el quite al brindis con chicha o vino? ¿Cómo no aceptar el mote con huesillos que con tanto cariño prepararon en casa?

Tomarse un minuto y pensar antes de comer no solo nos salvará de subir de peso, sino que también contribuirá a evitar problemas con nuestro sistema digestivo que pueden derivarse de los excesos en la alimentación y la ingesta del alcohol. Y es que, comer y beber en demasía puede incluso llevarnos a un servicio de urgencia con molestias de gran magnitud.

Nuestros gastroenterólogos –la especialidad que se ocupa de las enfermedades del sistema digestivo– recomiendan la moderación. “Fraccionar y combinar de buena manera las comidas y controlar el consumo de bebidas alcohólicas es una buena decisión”, dice el Dr. Manuel Álvarez, gastroenterólogo. Si no lo hacemos, lo más probable es que antes del alza de peso experimentemos dolor abdominal, acidez, distensión, flatulencia, náuseas y vómitos. En ocasiones puede llegarse incluso a una intoxicación o problemas gastrointestinales severos por culpa del atiborramiento de comidas y bebidas típicas.

¿Qué debemos evitar?

En este período de celebración aumentan las intoxicaciones alimentarias y los malestares asociados con la alimentación. Entre las afecciones más frecuentes están:

  • Gastroenteritis o enterocolitis infecciosas, causadas por el consumo de comidas o productos contaminados o mal manipulados y cuyo principal síntoma es la diarrea. Los principales agentes infecciosos –bacterias como la salmonella, etcherichia coli, camylobacte o parásitos como la ameba– pueden evitarse con el consumo de alimentos cocidos y extremando las medidas de higiene como el lavado de manos y la adquisición de alimentos solo en lugares establecidos.
  • Acidez. La principal causa es el reflujo gastroesofágico que hace que los ácidos del contenido gástrico se devuelvan e irriten la parte final del esófago.
  • Sobrecarga por alimentación. Comer más de lo que habitualmente hacemos puede causar dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea.
  • Irritación gástrica. El consumo excesivo de alcohol irrita la mucosa del estómago, las personas sienten acidez o ardor y se exponen al riesgo de úlceras e incluso una pancreatitis. Sin embargo, hay enfermedades más graves que pueden aparecer por comer productos muy ricos en grasas o muy irritantes como el alcohol. Entre ellas, la pancreatitis aguda o los cólicos biliares.

 ¿Cómo prevenir?

  • Consuma alimentos y bebidas solo en lugares establecidos. Observe los hábitos higiénicos del personal y asegúrese de que utilicen delantal, gorros y mascarillas mientras preparan la comida.
  • Las manos y los productos deben ser adecuadamente lavados.
  • Los productos perecibles deben mantener la cadena de frío.
  • Prefiera siempre porciones pequeñas, evite el exceso de alcohol, de aliños y grasas.

 

VIDEOS

Comparte

Compartir Compartir Compartir

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram ucchristus

SÍGUENOS

UBICACIONES

Mapa2