Rescate ambulancia

Mary Vera: “Estoy feliz de las oportunidades que se me han dado en la pandemia y poder entregar mi vocación al servicio"

08/09/2021

Comparte
este contenido

Compartir Compartir Compartir

Durante sus 16 años en nuestra Red de Salud, ella destaca que han sido los últimos, en pandemia, los que la han llenado enormemente como ser humano, gracias a las labores que ha desempeñado en los proyectos Telemedicina y MiWork, en los que su aprendizaje tiene relación con la amabilidad, empatía y cordialidad con los demás.

La historia de María Tránsito Vera, o “Mary" como todos la nombran con cariño, comienza en el año 2005 cuando llegó como asistente de Gerencia en Clínica San Carlos de Apoquindo, lugar del cual guarda muchos recuerdos. Posteriormente, y hace tres años, la trasladaron al área ambulatoria con el mismo cargo. Todo iba bien, con una labor tranquila hasta que llegó la pandemia y comenzaron los nuevos desafíos que hoy la tienen muy contenta.

“Cuando comenzó la pandemia, me preguntaba cómo sería el trabajo al irse a la casa. Me costó mucho dejar la oficina, varios enfatizaban en que había que priorizar el cuidado, lo hice, pero estando en casa pensaba de qué manera podía ayudar a la institución, ya que me sentía con la necesidad de aportar en algo. En ese momento, sentí pena de no haber sido enfermera, porque no podía ayudar desde lo clínico, pero tuve la suerte de dar otro tipo de apoyo", nos cuenta Mary.

“Tuvo la suerte" como ella destaca en su relato, de que un compañero le ofreciera ser parte del proyecto de Telemedicina, que comenzaba a tomar más fuerza por la necesidad de que los pacientes se atendieran online y sin trasladarse a algún centro médico. “Se necesitaba gente que diera soporte y yo quería ser útil en algo, por lo que acepté inmediatamente. Tuve que enseñarles a los médicos a usar Zoom, informar a los pacientes de las horas, del sistema, explicarles a ellos cómo funcionaba el acceso desde el computador o teléfono, habilitar los micrófonos y llamarlos cuando no lo sabían hacer. Al inicio me di cuenta de que, si bien todo Chile maneja las redes sociales, no éramos para nada tecnológicos", explica.

El trabajo de apoyo de asistente de telemedicina fue muy importante para ella, los médicos se repartieron su número y le pedían ayuda para usar el sistema. Manejaba entre 45 a 50 chats de médicos, realizaba 600 llamados al día y con los meses llegó hasta los mil. Para ella, aunque fuera muy agotador, sentía que debía dar apoyo, porque era importante para la institución y que de alguna manera debía devolver la mano a quienes lo necesitaban, por lo que dio lo mejor de sí y recibió muchos agradecimientos por su labor, tanto de pacientes como médicos.

“En esos tiempos dejé de hacer mi vida personal, de no poder distraerme, de comer poco y no poder hacer deporte que es algo que me gusta mucho, pero sentía que era el momento; humanamente sentía que había que hacerlo. Sentí gratitud con tener trabajo y poder entregar un servicio, que para mí es prioridad", agrega.

Un nuevo desafío, una nueva oportunidad

Y el año pasado, volvió a sentir que le llegaba la suerte en lo laboral cuando le ofrecieron trabajar en un nuevo propósito: MiWork. En él, trabaja como administradora de los espacios de cowork de Marcoleta 463 piso 2, y Lira 85 piso 5, lugares adaptados para hacer uso de puestos de trabajos, salas colaborativas, salas de reuniones, áreas para disfrutar en los tiempos libres y mucho más.

Mary nos cuenta que cuando le hicieron esta oferta, “acepté feliz, porque era un nuevo desafío, comenzar un proyecto, además tenía muchas ganas de volver presencial, me conforta ver a las personas y sentir el cariño. Estoy feliz de poder ayudar y hacerlo con humildad, respeto y dedicación. Estos nuevos espacios, con oficinas nuevas y modernas, en modalidad mixta, en casa y presencial, están hechos con mucho cariño, esperamos seguir creciendo y mejorando para que sea un lugar más cercano y reconfortante para la gente".

Destaca que, sin duda, esta institución la ha visto crecer, “llegué jovencita y con un carácter bien fuerte, porque soy muy estricta conmigo misma y con la labor que desempeño en mi trabajo, eso hace que sea una persona muy dura. Pero, a través de los años y con estas oportunidades que se me han dado desde lo laboral, he ido aprendiendo que una debe ser más amable, más empática y ahora con la pandemia, con mayor razón, creo que esa actitud es lo más importante. Debemos ser cordiales y apoyarnos en todos los sentidos, porque es lo humano lo que nos deja; creo y siento que he crecido en eso. Ahora, la Mary es un poquito más dócil", finaliza.

GALERIA FOTOGRÁFICA

Comparte

Compartir Compartir Compartir

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram ucchristus

SÍGUENOS

UBICACIONES

Mapa2