Rescate ambulancia

Mitos y realidades de la lactancia materna

16/06/2022

Comparte
este contenido

Compartir Compartir Compartir

La lactancia materna cuenta con innumerables beneficios para la salud y el desarrollo del bebé. Sin embargo, aún existen muchas dudas sobre ella, así como algunos mitos que las madres necesitan reconocer.

La lactancia materna es la alimentación más efectiva y completa para el desarrollo físico y mental del recién nacido. Lo protege de enfermedades y estrecha un importante lazo con la mamá. Está comprobado que esta leche es la mejor y que la gran mayoría de las mujeres puede producir la cantidad suficiente para satisfacer a su hijo.

Detrás de los problemas de muchas madres, con frecuencia está la falta de información, apoyo, experiencia y conocimientos técnicos. Cuando el bebé mama, estimula las terminaciones nerviosas que inducen la producción. Cuanto más estímulo, más leche.

Madre e hijo se conectan para vivir una experiencia cómoda y placentera. Además de ser una fuente óptima de nutrición, el contacto directo forma un vínculo de apego incondicional.

“Entorno a esta etapa de la maternidad existen muchos mitos que en casos no se acercan en nada con la realidad y muchas veces confunden o desalientan a las mamás más que ayudarlas”, cuenta Constanza Fock, enfermera matrona y consejera de lactancia de la Maternidad del Hospital Clínico y Clínica UC.

Mitos de la lactancia materna:

"No tengo leche o es de mala calidad"

  • Todas las madres tienen la capacidad de producir leche, solo se necesita la estimulación, la cual es producida en cuanto el bebé succiona el pecho.
  • En la mayoría de los casos, el lactante está obteniendo la leche necesaria y la insuficiencia de leche es solo percepción de la madre.

"El bebé necesita agua para saciar la sed"

  • La leche materna tiene más de un 80% de agua, especialmente la leche que se consume en el comienzo del momento de lactar.
  • Si la madre siente que su bebé está sediento, ella debe amamantarlo para calmar la sed.
  • Los bebés no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calientes.
  • No hay que dar agua con ningún condimento (por ejemplo: anís, orégano, apio), eso podría poner en riesgo la vida del niño/a.

"Después de los 6 meses la leche materna no alimenta"

  • La composición de la leche humana se va adecuando a las necesidades del bebé, las cuales lo satisfacen nutricionalmente.
  • A los 6 meses de edad el consumo exclusivo de leche materna ya no cubre el aporte energético total para el bebé. Sin embargo, sigue aportando hasta la mitad o más de los requerimientos de energía.

"Después del parto la leche baja inmediatamente"

  • La bajada de la leche se produce entre el tercer y cuarto día post parto. Antes de eso, la madre produce calostro que posee un color amarillento y espeso, de alta densidad y poco volumen.
  • El calostro tiene gran cantidad de sustancias que ayudan a prevenir infecciones y a desarrollar el sistema inmune.

"Se debe poner horarios para entregar a la guagua"

  • Los niños/as deben ser alimentados a libre demanda, esto quiere decir, cada vez que ellos pidan.
  • No hay que poner horarios, sólo es importante que no pasen más de tres horas entre cada mamada, en el día y en la noche.

"Hay que preparar los pezones durante el embarazo"

  • No es necesario preparar los pezones durante el embarazo. Se debe confiar en la capacidad materna de alimentar a su hijo.
  • Es importante el inicio precoz de la lactancia materna, durante la primera hora de vida.
  • Si existen dificultades para amamantar siempre es importante pedir ayuda.

"Los pezones cortos no sirven para dar pecho"

  • No deberían ser un problema para la lactancia, pues los lactantes no maman del pezón, sino del pecho.
  • Los verdaderos pezones invertidos son aquellos en los que los filamentos musculares que hacen salir al pezón no existen o son muy cortos, y extremadamente raros.

"Durante la lactancia hay que tomar varios litros de agua"

  • Las mujeres que amamantan no van a aumentar su producción de leche por consumir más agua. Lo más importante es el estímulo que hace el recién nacido al succionar el pezón, por lo tanto, para aumentar la cantidad de leche se debe poner más veces al niño/a al pecho.
  • La cantidad de agua que se debe tomar es la necesaria para saciar la sed.

Comparte

Compartir Compartir Compartir

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram ucchristus

SÍGUENOS

UBICACIONES

Mapa2