Rescate

Alimentos funcionales y suplementos dietéticos para el manejo del colesterol

03/02/2020

Comparte
este contenido

Compartir Compartir Compartir

Algunos suplementos y alimentos funcionales, como la proteína de soja, el té verde o el yogur con probióticos podrían ser de utilidad en pacientes con colesterol elevado.

Ciertos suplementos y alimentos funcionales, como la proteína de soja, el té verde, esteroles vegetales, yogur con probióticos, fibra dietética, ácidos grasos omega-3 de origen marino podrían ser de utilidad en pacientes con colesterol elevado.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (FDA) define a los alimentos funcionales como “alimentos naturales o procesados que contienen compuestos biológicos activos conocidos y no conocidos, en cantidades no tóxicas y efectivas, y que proporcionan un beneficio para la salud comprobado y documentado para la prevención, manejo o tratamiento de enfermedades crónicas”. Los suplementos dietéticos son definidos por la FDA como "un producto destinado al consumo que contiene un ingrediente dietético con la función de agregar un mayor valor nutricional (suplementar) la dieta”.

A continuación se presentan distintas alternativas saludables que pueden contribuir en la disminución de los niveles sanguíneos de colesterol
 
  • La fibra soluble, presente en la avena, cebada, tiene la capacidad de unirse al colesterol de la dieta y la bilis, inhibiendo así su absorción intestinal con lo cual será eliminado a través de las heces. Se recomienda consumir 5 a 10 g de fibra soluble; ½ taza de avena (30g) aporta 3.6 g de fibra. El resto de la fibra se puede complementar con verduras, frutas.
  • Los esteroles vegetales, o fitosteroles se encuentran en las plantas y compiten con el colesterol de la dieta desplazándolo e impidiendo su absorción. El consumo de 2 a 3 g /día de esteroles se ha asociado con un 5-15% reducción en los niveles de colesterol LDL. En el mercado existen productos que contienen 2 g de esteroles.
  • Los ácidos grasos omega-3 de origen marino (EPA y DHA), son utilizados en el manejo del colesterol sanguíneo. En Chile el consumo de pescados es  bajo, especialmente salmón, atún, jurel que son ricos en estos ácidos grasos; por lo que los suplementos en cápsulas son una buena opción.
  • La evidencia sugiere que el consumo de suplementos de ajo (especialmente el extracto de ajo envejecido) es seguro y podría tener un pequeño efecto reductor del colesterol, efecto otorgado por un compuesto presente en el ajo llamado alicina. Se recomienda una ingesta de 10 mg de alicina por día, se encuentra en cápsulas.
  • Los probióticos son bacterias vivas que cuando se ingieren, pueden colonizar el tracto gastrointestinal y otorgar beneficios para la salud. Las bacterias más representativas son Bifidobacterium y Lactobacillus, las que son capaces de desconjugar los ácidos biliares haciendo que el colesterol precipite y sea eliminado a través de las heces. Los probióticos se encuentran disponibles en cápsulas y en algunos yogures que aparecen identificados con los probióticos,  Bifidus, L. Casei,  L. Acidophilus. Se recomienda consumir 1 a 2 porciones de yogur (175–350 g) por día, dependiendo de la marca.
  • Las algas marinas van ganando popularidad debido a su alta densidad de nutrientes. Contienen antioxidantes y fibra, con un gran potencial en reducir los niveles de colesterol, además de compuestos bioactivos que podrían afectar los niveles de colesterol, como fucoidan, taurina, ficobiliproteínas y fucoxantina. Ciertos tipos de algas contienen el ácido graso omega 3 DHA, el mismo que se encuentra presente en los peces, de tal manera que el contenido de DHA en algas es una buena alternativa.
  • El té verde en forma de suplemento (ya sea cápsula o polvo) ha demostrado tener efectos marcados para reducir el colesterol.
  • La proteína de soya se ha visto que es eficaz en la disminución del colesterol y puede ser consumida directamente o a través de productos o suplementos de soya. El efecto en disminuir el colesterol podría estar atribuido al reemplazo de los alimentos de origen animal, pero además el efecto hipocolesterolemiante estaría mediado por las isoflavonas (fitoestrógenos) que ejercen efectos estrogénicos en el organismo. El estrógeno es capaz de aumentar los niveles de colesterol HDL y disminuir LDL. Se recomienda consumir 25–50 g por día para disminuir los niveles de lípidos.
En resumen, alimentos funcionales como la proteína de soja, el té verde y las plantas enriquecidas con esterol, yogurt probiótico pueden ser incorporados en una dieta saludable para el corazón y podría promover reducciones en los niveles de colesterol si se consumen a menudo.

La dieta Portfolio, desarrollada por David Jenkins, destaca el consumo de alimentos funcionales.


Alimentos funcionales o suplementos

Resultados


Dosis recomendada por día

Fibra soluble Disminuye colesterol LDL en 3 a 5% 10 g
Esteroles Disminuye colesterol LDL en 5 a 15% 2 a 3 g
Aceite de Pescado Disminuye triglicéridos 25 a 30% 2 a 4 g
Proteína de soya Disminuye colesterol LDL en 3 a 5% 25 a 30 g
Ajo Disminuye colesterol total 5% 10 mg alicina
Té verde Disminuye colesterol total y LDL y 5% de reducción de riesgo de enfermedad cardiovascular agregando 1 taza de té verde adicional. 2.5 tazas
Probióticos Disminuye colesterol total y LDL 3% y puede aumentar HDL 175 - 350 g de yogur con probióticos
Algas Marinas Mejora niveles de triglicéricos y HDL 48 g


Ana Cristina Palacio, nutricionista Red de Salud UC CHRISTUS.

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram ucchristus

SÍGUENOS

Comparte

Compartir Compartir Compartir

UBICACIONES

Mapa2